Primer Acto

La enfermera reemplazante toma asiento en la última fila, mientras varias mujeres y algunos hombres entran a la multisala del centro de rehabilitación. Cuando el doctor a cargo del servicio entra, se hace un hondo silencio; él se para adelante en una pequeña tarima y comienza una perorata sobre el esfuerzo que hay que realizar para dejar el alcohol o las drogas. Cuando termina su sermón, ofrece la palabra. Una señora levanta la mano, "Doctor, ayer mi marido no me creyó que había salido tarde del trabajo y mire como me dejo el ojo", dice, enseñando un moretón. La reemplazante la mira con lástima y se pregunta qué le dirá el doctor a la atribulada señora. Y se hunde en pensamientos sombríos cuando él la increpa: "señora Eliana, es su culpa que su marido le pegue, y el resto de las señoras que llevan mas tiempo acá le pueden decir por que su marido les pega, digánselo, bien fuerte" .... y ellas contestan a coro ... "porque somos toooooontas, doctor".

Segundo Acto

El silencio en la sala es más sepulcral que lo normal. El profesor, de compuesto traje gris, examina las notas de la última solemne mientras mueve su cabeza en un gesto de reprobación. De repente, se quita los lentes y mira con fiereza a la gran sala. ¿Y ustedes quieren ser abogados? Si son tontos, no saben nada, no tienen cerebro, ¡son unas focas!. Se queda un momento en silencio y se escucha una risilla nerviosa allá al fondo. ¿De que se ríe used, jóven?. Si está claro que no saben nada, que son unas focas. ¿Qué son? Se escuchan algunas voces despacio ... "focas"; no los escucho, ¿qué son ustedes? ... "¡FOCAS!" se escucha fuerte en toda la sala. Y las focas hacen "erf, erf, erf", ¿cómo hacen? Y los estudiantes apagan su último resto de altivez juvenil con sonoros ruidos de foca y aplaudiendo con las palmas al revés ... "erf, erf, erf".

Uno

Estoy tomando ron. Tiene un sabor fuerte y áspero al principio, que te hace cerrar los ojos y beberlo a besitos chicos; cuando lo tragas te quema, pero después te deja la gargante clara y una sensación tibia en la güata, exquisita. No te marea al tiro, pero cuando te toma los ojos chispean, la conversación fluye y te viene una risa de adentro sobre cualquier cosa.

Dos

Te metes en la cama calladita, en un mismo gesto mueves la frazada, apagas la luz y me abrazas. Afuera llueve. Nos susurramos cosas sin sentido. Nos acariciamos sin motivo. Nos amamos. Encendemos un cigarro. Te digo que te quiero, tú me lo dices a mí. Nuestro ritual termina donde empezó, con una sensación rica de quietud, con la lluvia afuera y dentro cariño y tibieza.

Tres

En el patio de la escuela tocan hoy tres músicos de la filarmónica de Santiago, dos violines y un chelo. El día está con un sol brillante y corre viento fresco que mueve las hojas de la árboles. Me siento en una banca cerca del trío, un buen libro, me recuesto y comienzo a leer. El estudiante que hizo el contacto toma el micrófono y dice "Ahora estos tres músicos nos presentarán a Mozart", los músicos y público nos reímos. Al rato empieza un concierto breve que suena excelente. Y la música, el sol, el viento y la lectura conforman una sensación que reblandece el alma y me deja el espíritu tranquilo y la mente serena.

Ustedes se han preguntado alguna vez, cómo se hace un matinal ? ¿ Cómo es posible que mentes humanas produzcan esa maravilla de la civilización occidental ? Gracias a Boletines SEI Inc., usted podrá TENER SU PROPIO MATINAL. Sí, como usted lo ha escuchado y SIN COSTO. Se hará famoso entre sus amigos, tendrá más status, será más feliz si TIENE SU PROPIO MATINAL.

Plantilla Base:

Los animadores[1] comienzan el programa mencionando a los invitados estelares[2]. El señor del clima[3] aparece y pronostica buen tiempo[4]. Se realizan ejercicios de aeróbica[5]. Se leen los diarios[6]. Un cocinero enseña a preparar tiburón a la crema[7]. Un médico habla sobre alguna enfermedad de moda[8]. Una esotérica de moda[9], le lee la suerte a algún famoso[10].

Infinitas Variaciones

[1] Un animador. Una animadora. Una voz en off. Barney.

[2] Los goles de ayer. El alimento cuestionado del día. El robo de anoche. El choque de la mañana. La institución a destruir de la semana. La catástrofe del mes. La crisis del año.

[3] El viejo del clima. La mijita rica del clima. El cocinero. La cocinera. Una voz en off.

[4] Mal tiempo. Tiempo variable. Nieve. Catástrofes económicas. Reactivación económica. Avistamientos de ovnis. Goles.

[5] Tai Chi. Yoga. Respiración Holotrópica. De correr como Teletubbies. Del paso de moda.

[6] El semanario de lo insólito. The Clinic. El catálogo Falabella. La etiqueta del alimento cuestionado del día. El prontuario del asaltante del robo de anoche. Una entrevista al héroe futbolístico del momento.

[7] Faisán con naranja. Águila calva al pilpil. Cobras en su salsa.

[8] Sobre por que los niños se hacen pipí en la cama. Sobre la impotencia. Sobre el orgasmo femenino. Sobre los goles. Sobre los efectos nocivos del alimento cuestionado del día.

[9] El señor del clima. El cocinero. La profesora de aeróbica. Barney.

[10] La mala de la teleserie del canal. La buena de la teleserie del canal. La animadora del programa de la tarde. El locutor de las noticias de la noche. A la selección chilena. A Max Turben.

Si no sintieramos dolor ni nada en la piel, tendríamos que revisarnos a cada rato para ver si nos hicimos alguna herida, y de repente nos sorprenderíamos encontrando un hilito de sangre en nuestro cuerpo y preguntándonos en qué momentos nos hicimos eso.

Supongamos que tenemos una droga llamada "benefactoriana" que no nos permitiera estar nunca deprimidos, observaríamos cosas como:

Estando con una persona que no tome benefactoriana, de repente ocurre algo raro. Él o ella se achaca, tú no. Y no sabes si está sobrereaccionando o si en realidad vale la pena preocuparse y tomarse la situación con más cuidado.

En la tarde peleas con tu pareja y se va cada uno para su casa. El enojo se te disipa muy rápido. En la noche, ella te llama, todavía sentida contigo. A tí te causa mucha extrañeza. Ella te dice que eres un estúpido insensible y cuelga.

Imagina que estás usando un pijama de loza. Si te pegas fuerte, se rompe, pero no te duele. Si te pegas despacio, no sientes nada.

Ya no sé bien qué es relevante y qué no. Que cuestiones tienden a achatarme y cuales me hacen crecer. Quizás estoy exagerando no lo sé. Y si dejo la benefactoriana de golpe, me hundo.

"No me olvides" ... ¿conoces esas flores?. Que no daría por ver una de nuevo; aquí el paisaje es yermo, plano, fome, interrumpido sólo por matorrales verdes, como todo lo que me rodea. Incansables tardes mirando el horizonte y confundiendo nubes oscuras con el humo de un barco insensibilizaron mi retina a los colores fríos. El pasto es sólo un gris mediano, el mar, gris oscuro, el cielo, gris claro.

"Ya te olvidé" ... supongo que dirás cuando regrese ... con rabia mato animales para alimentarme, bebo su sangre roja con deleite, el fuego no es más amarillo que la bilis de una oveja. Incansables tardes mirando al sol languidecer, hundirse bola de fuego rojo sobre el mar y confundiéndo reflejos plateados sobre el agua con navíos inexistentes, insensibilizaron mi retina a los colores cálidos. El fuego es sólo un gris mediano, la sangre, gris oscuro, el cielo, gris claro.

Pages

Subscribe to ChaTo (Carlos Castillo) RSS