Definimos "andar con la tontera" como aquel impulso hormonal inevitable que produce en quien es su presa el "mal de la novia", o, lo que es lo mismo, una intensa e indiscriminada atracción por alguien del sexo opuesto.

Ahora bien, la tontera no siempre es la tontera. A veces es ... LA MALDAD! Algunos ejemplos:

ES LA TONTERA cuando vas a ver seguido a un amigo porque su hermana está como te explico ... ES LA MALDAD cuando vas a ver seguido a tu polola porque su hermana está como te explico.

ES LA TONTERA que una amiga diga en un carrete que está medio ahogada por el humo y el calor y te invite a salir un momento al patio ... ES LA MALDAD que una amiga te diga en un carrete que se siente mal y que por que no la llevas a su casa.

ES LA TONTERA invitar a una amiga a estudiar a tu casa "yo te enseño" una noche de Viernes ... ES LA MALDAD invitarla una noche de Viernes en que tus viejos se fueron a la playa y no hay nadie más en la casa.

ES LA TONTERA cuando una mina le dice a un tipo que comparten un interés comun por algún poeta y le muestra fragmentos de sus textos ... ES LA MALDAD cuando la misma mina te invita a su casa y te lleva a la bodega del patio para mostrarte el librito.

ES LA TONTERA cuando una mina después de correr te dice "mira, tócame la espalda, quedé toda traspirada". ... ES LA MALDAD si te agarra la mano y se la pone en su pecho entremedio y te dice "siente, como me late el corazoncito".

ES LA TONTERA mirar a minas jugando volley o baby por el sólo hecho de verlas con esas mallas apretadas ... ES LA MALDAD espiarlas después por una rendija en el camerín.

Hasta aquí con los ejemplos. Suerte en la vida y espero que endereces y sigas el camino ... DE LA MALDAD .... MUUAAAAHAAHAAHHAHHHA ....

¿Y qué hacemos aquí dentro? mirarnos, besarnos, cada vez menos. Leer. Jugar en el computador. Ver televisión, mucha televisión. Y de tu gran obra musical, a veces, con tus ganas de "trascender continuamente del cuerpo a la mente y viceversa". Pero no haces nada. Y la espera por la genialidad que se te ocurrirá, por esos compases hipnóticos, simples pero vanguardistas que creías estaban atrapados en tu alma, no producen impaciencia.

Es más, no se me ha acabado la paciencia porque tú tampoco la consumes, ¿o acaso una tortuga podría sobrevivir invernar durante meses si se requiriera paciencia?. No. Sólo basta dormir los sentidos, embotar la conciencia. Estar y no estar. Ser y no ser. Sin embargo ... sin embargo hay algo que tenía antes y ya no tengo, algo que se rompió, que se desgastó.

Tal vez de tanto dormir despierto cuando estoy dormido ya no sueño, tal vez tu negación, tu "estoy en eso", tu "quédate callado", tu "déjame concentrarme" me agotó. O tal vez tu increíble capacidad de no ignorar el simple hecho de que ni tú eres una gran compositora, ni yo un gran hombre como para soportarte.


PD: esto no es mío, está basado en un cómic breve, no recuerdo el nombre era visiones ilusiones ensoñaciones o algo así, sorry ...

No sé que signifique "freak" para tí. Para mí es algo extraño, inusual, exótico. Si piensas que es freak tener el pelo azul o usar rastas o vestirse de rojo como el chapulín colorado ... afírmate.

Vamos por partes, para pintarte un cuadro completo ¿Ubicas el tema principal de la película "FlashDance"?, dice algo así comoo "what a feeling ...", sale una mina bailando, le cae agua en un chorro desde el techo mientras baila en una silla, baila delante de un ventilador y hace unas volteretas espectaculares, una onda como entre aeróbica, gym jazz y baile, vuelta loca.

Su contraparte criolla, "La Tota", realiza un número similar, vestida en una minúscula malla roja y unas botas negras. Es una bailarina frenética, rápida, que baila muy bien y sigue la letra cantando.

Existen tres diferencias importantes entre la bailarina de "FlashDance" y la "Tota". La primera es que la Tota tiene el pelo en melena corta y rubia.

La segunda diferencia es que la "Tota", a ojo, pesa entre 140 y 150 kilogramos; para darles una idea, sin mentirte a tí ni querer ofenderla a ella, entre cuello y piernas es completamente esférica. Cuando subió al escenario, nos quedamos helados. Algunos voltearon la cara hacia otro lado para reírse nerviosamente. Ella comenzó su número y a los 10 segundos se había dado un costalazo involuntario (se resbaló) que retumbó fuerte en la sala. Ahí yo agaché la vista y empecé a mirar de reojo, soy super fóbico respecto a la vergüenza ajena. Ella comenzó a dar volteretas, primero sobre el escenario, luego cruzó la pista de baile, bastante grande, por cierto, haciendo la rueda, volvió de la misma forma y finalizó sobre el escenario abriendose de piernas y tocando el piso. La aplaudimos a rabiar, mezcla de risa y esa cuestión rara que da cuando alguien se atreve a hacer algo loco.

La tercera diferencia es que la "Tota" es hombre. Y tiene la espalda peluda. Y no tiene pechugas grandes de las que tienen las gordas. Y tiene facciones duras, que la pintura de labios y ojos y cara disimula bastante bien.

Cuando lo presentaron, salió con un vestido rojo, tamaño carpa de circo y dos boas de plumas amarillas.

Eso es Freak.

La prueba. LA PRUEBA. ¿Cuál será mi resultado? ... y, sobre todas las cosas, ¿Cuál será el de ella? Cuando se comenzó a aplicar la prueba, por lo menos en los primeros dos años, fue desastroso, la gente se negaba y terminaba simplemente por renunciar a la posibilidad de casarse, aún con las mejores intenciones de hacerlo. Y las parejas hacían un cínico pacto, aludiendo a que el procedimiento era antinatural, no era lo correcto, etcétera. Pero por dentro, estaban muertos de miedo.

Y yo me reía de ellos, porque a fin de cuentas, antes de que existiera la prueba la mitad de los matrimonios fracasaba antes de los 10 años. Ahora, 25 años después, se casa un poco menos de tiempo, pero las uniones tienden a ser mucho más sólidas y duraderas.

Al menos eso dicen las estadísticas oficiales.

Y ahora, esperando en esta pieza de decoración minimalista y aséptica, aguardo con las manos sudorosas los resultados. La enfermera me llama en voz alta y me extiende un sobre sellado, copia idéntica, por lo demás, del sobre que recibirá el juez.

Como habíamos acordado, espero a mi novia fuera del edificio. Ella llega con un sobre como el mío.

  • Tú primero -me apresuro a decir.

Ella no tiene ningún reparo. Lo abre sin dilación ni prisa extremas, incluso, diría yo, con un gesto de abulia. Y lee en voz alta "Señorita P. Su estudio de niveles neurológicos asociados al síndrome de Eros, arrojan un resultado de 5.79 en la escala normalizada lineal de 0 a 10. Esto la situa dentro del rango legalmente permitido para contraer nupcias, a saber, entre 4.00 y 7.99. La presente certifica que, por lo tanto, usted está legalmente habilitada para el matrimonio."

Siempre los números 4 y 8 me han parecido antojadizos, aunque hayan sido objetos del más profundo análisis. Y aún cuando acepto plenamente lo del límite mínimo, es decir, la persona DEBE estar al menos ligeramente enamorada para casarse, el límite superior me cuesta más de tragar, aún cuando reside gran parte de la eficacia del método: prevenir arranques de locura (puesto que incluso antes de la prueba ya se aceptaba que el amor era una forma benigna de sicosis temporal) como causantes de matrimonios destinados al fracaso y que las parejas se tomen la decisión con la mente fría.

Abro mi sobre. Lo leo en silencio. No la puedo mirar a los ojos al decirle: "9.14, estoy inhabilitado por los próximos 6 meses".

Ella me mira con una sonrisa que pretende ser tierna pero oculta un desprecio sutil. Me abraza y me dice "eso significa que estás un poquito loco ... tal vez deberíamos vernos menos seguido".

Caminando de la mano a su casa, comprendo que esto va directo al abismo.

An-verso

Días sin salir con los amigos, ellos ya no me llaman, en la escuela a veces me encuentro con ellos y hasta levantarme las cejas les da lata (a ambos). Le digo "salgamos, vamos a bailar, a cualquier parte"; ella con cara de tedio me contesta bueno, está bien; pasamos a comprar unas cervezas (Royal, of course) y las vamos tomando en el auto, en silencio ... llegamos allá, un especial de Depeche Mode en una disco, le digo, ya, aquí es ... me mira con compasión y me dice, no quiero ir, tengo sueño; yo la pienso, igual me hice la idea de ir con ella. Ya, vámonos a la casa - pero anda tú, si tenías ganas - no. Ya no. Amurrado. Imbécil. Nos vamos a su casa, son las 12:00. Nos acostamos, regaloneamos un rato; ella duerme y me quedo mirando el techo, con rabia; la despierto -me voy, voy a salir- ni me pesca, se da la media vuelta y musita un -haz lo que quieras-. Me visto, me voy a mi casa; el auto no está, me siento en el living a esperar, mi mamá salió con mi hermana, medio dormido, medio despierto, me tiro en el diván; como a las 2.00 me despierta el ruido del auto, ahora tengo puro sueño, antes que lleguen y me hagan preguntas subo a mi pieza y me acuesto. Al otro día me levanto, medio muerto y medio vivo.

Re-verso

En medio de una semana de distorsión, buena; vamos al cine, la película es lenta a ratos, cine arte, demasiado arte pa' mi poco refinado gusto y pego unos pestañázos grandes; una cerveza (Escudo, por supuesto) antes de entrar y mi estómago encañado se niega a proporcionarle alcohol a mi sangre. A la salida del cine la estrecho contra mí, todo un galán -vamos a tu casa- y ella me contesta: ¡pero si la noche es jóven! - vamos, tengo ganas de estar tranquilo, contigo, solo tú y yo- bueno, me dice ella; partimos para allá; entramos con sigilo a la casa con las luces apagadas, no quiero que la amiga que vive con ella cache que llegamos juntos. Inútil. Hay el tremendo carrete -¡uooooh!- gritan todos cuando entramos nosotros, percibieron nuestras intenciones al tiro; nos hacen broma, vamos tomando y bailando, casi en automático, los amigos se empiezan a ir, pocos se van a quedar, yo espero que ella me tome la mano y me lleve para su pieza y no hay caso, está vueltasuloca, todo en buena onda, bailando, tomando, etc. Como a las 5.30 nos vamos a acostar, ya poco o nada queda del galán de cité, estoy super cansado (¡pero ella todavía tiene cuerda!!). Al otro día me levanto, medio vivo y medio muerto.

Pages

Subscribe to ChaTo (Carlos Castillo) RSS